Páginas vistas en total

28 de julio de 2012

BLACANIEVES DEBE MORIR.

Esta es la cuarta entrega de la serie, aunque sólo se ha publicado esta en castellano. ¿Cómo puede ser que las editoriales no publiquen este tipo de novelas en orden? ¿Tanto cuesta empezar por la primera? Con las obras de Agatha Christie, por ejemplo, este desorden en la publicación no tendría ninguna importancia porque a pesar de que el protagonista se repite, no hay una “subtrama” paralela respecto a su vida personal. En cambio, en las series de novela negra que se publican actualmente pasa lo contrario y el hecho de no seguir un orden provoca desconcierto y confusión en los lectores (como mínimo a mí sí). Personalmente me da mucha rabia que (por poner un ejemplo) en una novela el protagonista acabe de tener un hijo, y en la siguiente conozca a la que será la madre de la criatura. ¡No me gusta nada, la verdad! Dicho esto, debo reconocer que cuando publiquen las siguientes las pienso leer todas. Muy entretenida e interesante, los personajes principales y secundarios tienen mucha fuerza y el argumento está muy bien trabajado. De hecho, hacía mucho tiempo que en una novela de este tipo no sospechaba erróneamente de tanta gente. Y es que todos parecen tener motivos más que evidentes. Ahora veía muy claro que era éste, tres páginas más adelante tenía que rectificar porque todo apuntaba a que era otro … ¡Muy divertido!

LA NARANJA MECANICA.

La película más polémica del finado Kubrick, y antes de profundizar más exhaustivamente en su análisis es, ante todo, una película que como casi todo el cine de éste resulta muy perjudicada por el paso del tiempo. Mala señal. Basada en la novela homónima de Burguess, Kubrick propone una parábola antidictatorial de corte filosófico/futurista dónde la cumbre de la estupidez del próximo futuro sería una estomagante y absurda burocracia sectaria. Narra las aventuras del ínclito joven Álex (McDowell) líder de un cuarteto de ultraviolentos y desaprensivos del sexo que dedican su vida a hacer daño. Unos auténticos "clowns", marionetas. El tal Álex es un amante perdido de la música del divino Ludwig van Beethoven y será capturado por la policía y llevado a una prisión dónde será la cobaya de un experimento del Gobierno para regenerar delincuentes. Por ello, "La naranja mecánica" parte de la tesis de un contexto ultraviolento y depravado, al que seguiría una antítesis dónde la educación y la moralidad serían los símbolos, para hallar una síntesis según la cual la reinserción del delincuente solo es posible bien artificializando, manipulando su suerte, y por consecuencia de ello, su libertad, o bien es directamente imposible. Claro que Kubrick todo nos lo muestra desde el punto de vista de Álex, a la vez verdugo y víctima del Sistema. Resulta un film a ratos brillante pero a ratos pedante. Acaba por resultar pesado y tiene una composición pedagógica, en su mensaje, trascendentalista y autoconvencida de su propia genialidad. Operística y tan paranoica como el propio Álex posee una iconografía rica y de todo tipo: la música de Beethoven, catársica; la jerga juvenil empleada: un cínico "hermano" con el que Álex se dirige a las personas, la "milicienta" (policía); unos Cristos desnudos y con el puño cerrado y levantado; la escultura de un pene gigantesco tipo mecedora, una sangrante sátira de la Biblia, otra de Hitler en la divertida parte de la llegada de Álex a la penitenciaría... Kubrick crea una estética barroca y pretenciosa, trata la moralidad desde la inmoralidad, nos muestra monstruosos seres inhumanos reconducidos por otros que lo son iguales, nos envuelve en una atmósfera fantástica que quiere ser el real espejo del futuro, del pasado y del presente. Porque, al fin y al cabo, Kubrick solo creía en sí mismo, y en nadie más.