Páginas vistas en total

17 de febrero de 2012

EL ARBOL DE LA VIDA

El árbol de la vida, quinta película del director Terrence Malick, que siguiendo la trayectoria de anteriores trabajos se aleja por completo del cine "comercial" y se adentra en un mundo aún sin explorar. La potencia visual de sus imágenes, en completa armonía con la banda sonora, se presenta un exquisito festival lírico que hace las delicias del espectador. Ambientada en la América rural de los años 50, la película versa sobre una familia corriente, de sus encuentros y desencuentros, sus alegrías y sus penas... El cabeza visible de familia, magníficamente interpretado por Brad Pitt, es un hombre honrado, intransigente y autoritario, mientras que la madre es pura generosidad e ingenuidad. El relato se desarrolla desde la óptica de los tres hijos, trasladando al espectador a aquellos maravillosos años de la inocencia infantil. De forma discontinua, Malick nos ofrece con sugestiva y absorbente elegancia imágenes del origen del universo; más tarde, el nacimiento de la Tierra y la vida en ésta. También saltos en el tiempo, donde se muestra, años después, al mayor de los hijos, reflexionando sobre la vida y la muerte, a raíz del fallecimiento de uno de sus hermanos, cuya única noticia tenemos en la primera escena de la película. El director conjuga a la perfección lo efímero y lo eterno, mientras sugiere preguntas reformuladas desde tiempos inmemoriales, sobre la vida y la muerte. Sería en vano tratar de analizar objetivamente esta obra, simplemente sentaos a contemplarla... y sumergíos en el deslumbrante universo de Malick.