Páginas vistas en total

22 de diciembre de 2011

BLADE RUNNER

La película de ciencia ficción por excelencia, una de mis TOP 10. Pese a ser una de las numerosas películas futuristas en las que se pintaban las primeras décadas del siglo XXI como una sociedad súper avanzada, fallando exageradamente en la predicción -como “2001, una odisea del espacio” de Kubrik, “Fahrenheit 451” de François Truffaut, el cortometraje “La Jetee” de Chris Marker, incluso “Regreso al Futuro II” de Robert Zemeckis-, este film plasma perfectamente el dilema por antonomasia del género: ¿Son realmente personas los robots? Aunque esto suene a fantasía es aplicado, como en numerosas obras del género, como una metáfora al propio ser humano y a su relación con su creador. Por mi parte cabe decir que cada uno de los diálogos del guión son pura filosofía, aspecto que aprecio indudablemente en este tipo de películas.

Cabe destacar varios aspectos. El primero es el magnífico papel secundario de Ruther Hauer como replicant, cargando con gran parte del peso emocional de la película, con una magnífica y legendaria escena final. El segundo es la ambientación angustiosa y contaminada que rodea la ciudad, muy conseguida, dando la sensación de agobio y pesadumbre propicia para una historia así. Y en tercer lugar, lo más destacado, la banda sonora compuesta por Vangelis, una de las mejores del cine.

Como comentario final, decir que esta película es una obra maestra del genero, ya que continua teniendo la misma frescura moderna desde su estreno y es que se adelanto a sus predecesoras.

PROTOCOLO FANTASMA


"Protocolo Fantasma" es una película de acción y de espías en toda regla. Veremos escenas que, si no desconectamos, nos parecerá una locura y una gilipollez (con permiso), pero estamos viendo una película donde lo imposible es posible. Gadgets dignos del siglo XXII que nos dejan con la boca abierta y que hacen que ser espía parezca hasta fácil (no siempre, claro).

Con gran pesar (¿cómo ha podido salir del equipo Ving Rhames, el gran Ving Rhames?), he de reconocer que el nuevo equipo es muy sólido. Simon Pegg sabe poner el toque de humor y aliviar un poco la tensión, Jeremy Renner intenta complementar a Tom Cruise, aunque siempre queda a la sombra, y Paula Patton no sólo pone su belleza despampanante (¡ese vestido azul!) sino su maestría en el arte de seducir y luchar. La única pega es que el malo no podía ser más tópico y, peor aún, más soso.

Sin olvidarme, por supuesto, de Tom Cruise. No es el mejor actor del mundo, pero pocos le ponen tantas  ganas  como él y pocos podrían ser Ethan Hunt mejor que él. Mis felicitaciones al Sr. Cruise por mantenerse como una flor con su edad y seguir haciéndonos vibrar con más misiones imposibles.

Brad Bird ha conseguido crear una película sólida, con un guión contundente y consistente y no hacer que miremos el reloj en las poco más de dos horas que dura su primera obra con actores de verdad. La película va fluyendo ella sola para llegar a un final que todos esperamos: más misiones imposibles para el bueno de Ethan Hunt.