Páginas vistas en total

20 de diciembre de 2011

CRASH

-“Es la sensación de contacto, en cualquier ciudad por donde caminas, ¿Comprendes?, pasas muy cerca de la gente y ésta tropieza contigo. En Los Ángeles nadie te toca, estamos siempre tras este metal y cristal…”.

Este es el pequeño prólogo, narrado por el personaje de Don Cheadle, que abre este excelente filme. Se trata de la primera película de Paul Haggis como director tras su majestuoso guión(nominado al Oscar) de Million dollar baby de Clint Eastwood.

Su lado negativo, como bien se ha comentado aquí, es el deja vú que provoca en la forma de narración. Pero solo en forma, pues en fondo es una historia original, valiente, honesta con el espectador, sin desperdicio alguno.El guión (punto fuerte de Haggis) es una maravilla, con diálogos directos y contundentes. Aspectos técnicos como fotografía y montaje son soberbios. La fotografía recuerda a películas similares como por ejemplo Traffic (2000) de Steven Soderbergh, y el montaje a la escuela que abrió Robert Altman a principios de los 90 con su magnífica “Vidas Cruzadas”.

Las interpretaciones son de gran calidad, combinando actores conocidos y consagrados (Matt Dillon, Don Cheadle, Sandra Bullock, etc..) con otros novatos o semidesconocidos (Terence Howard, Thandie Newton).Todos rayan a gran nivel dentro de lo que les exige su personaje. Me sorprendió gratamente el, para mí, desconocido Howard(nominado a los Oscars el mismo año por su papel en otro filme) por su fuerza y contención.

Su final está sensacionalmente resuelto, enlazando con el principio del filme.

OCULTOS TRAS SU MASCARA

VIERNES  13
GOLUM
FRANKENSTEIN

MARTYRS

La verdad es que no está nada mal. No he visto ninguna película más del director, pero considero que Martyrs y Eden Lake fueron los mejores largometrajes del Festival de Sitges de 2009. Me pareció una película diferente, aterradora y atroz. El inicio es fabuloso, veloz y muy impactante, luego el film decae un poco, la historia se vuelve algo tediosa hasta que, hacia el final, destapándose la verdad, acaba mejorando notablemente. El guión es bueno, las interpretaciones magníficas, y el maquillaje convence y, por lo tanto, hace retroceder de horror. No es una película demasiado larga, lo cual es de agradecer, y si uno es capaz de gozar con este tipo de cine, se consigue verla con relativa facilidad, pues solo aburre unos minutos, situados, como antes he apuntado, en la mitad del film, cuando la incertidumbre se convierte en angustiosa insistencia y el espectador desea saber por qué, mientras que la historia, en esos momentos, se desarrolla con lentitud y no ofrece respuestas.

Martyrs, lógicamente, no es una película que pueda ver todo el mundo. Hace falta un paladar refinado a la vez que morboso, y sus escenas exigen una mente ávida de ver nuevas cosas. Debes de ser un espectador frío capaz de ver cualquier película, pues cuando se termina de ver Martyrs, uno se siente algo deprimido al haber visto, en tan poco tiempo, acontecimientos tan brutales protagonizados por seres extremadamente despiadados e inhumanos. Su argumento es aterrador y cruel y varios personajes son maltratados hasta lo inconcebible. Creo solo personas amantes del género de terror, o espíritus intrépidos y curiosos, pueden llegar a disfrutar, como yo hice, de ese tipo de películas que parecen escritas y dirigidas por el mismísimo Satanás.