Páginas vistas en total

6 de febrero de 2012

THE GREY (ESTRENO)

Todo indica que  Joe Carnahan ha vuelto a dirigir poniendo toda la carne en el asador. Con una premisa minimalista, el trailer de The Grey interesa y hasta emociona. Un grupo de duros trabajadores de un oleoducto de Alaska caen en medio del hielo en un violento accidente de avión. Los supervivientes no han visto nada todavía: abandonados y solos, se verán sometidos al brutal y sistemático acoso de una manada de lobos que no les dará tregua alguna. Claro que los animales no cuentan con un elemento: Neeson sueña con una guapa mujer (mucho más joven que él) que está esperándole en casa, algo que siempre influye a la hora de apuñalar cosas peludas. The Grey promete otra de esas historias de voluntad humana contra la adversidad, esta vez en forma de los elementos naturales, todo ello en forma de thriller de aventuras, acción y hasta terror, pero con cierto sabor clásico. ¿Alguien ha dicho ‘Tiburón’?.
El reparto de The Grey, que se estrena el 27 de enero en Estados Unidos, se completa con Dermot Mulroney, Joe Anderson, James Badge Dale, y el mencionado Frank Grillo. Y un último punto a favor de la película: no es un remake, ni una secuela, ni una precuela, ni una nueva versión. Y una última tontería: el avance me ha recordado al de ‘Colombiana’, otra película de acción cuyo tráiler hacía hincapié en un elemento obsesivo y, digamos, psicológico.

2012

YUKIO MISHIMA

Su vida, ya de por sí, da para muchas novelas. Escritor muy prolífico (casi un centenar de obras, incluyendo ensayo, novela, libretos de teatro, etc...), varias veces nominado al Premio Nobel y uno de los más influyentes de las letras niponas. Su homosexualidad latente y manifiesta en sus novelas chocaba con lo que él consideraba su código de honor: el de los samurais. Culturista, masoquista, y fascista, todo en uno.

Su muerte es brutal. Vestido con uniforme militar, trató de arengar a las tropas de un cuartel. Al no conseguirlo, se refugió junto a sus acólitos en el despacho de un general y se suicidó al estilo tradicional japonés: una espada para la evisceración y una katana más larga para el golpe final. Uno de sus discípulos intentó decapitarlo de un tajo, pero no lo consiguió y tuvo que terminar otro. Después, el primero que erró la estocada final también se mató por dicho procedimiento. El mismo día de su muerte entregó a su editor su última novela.
Tras el aspecto de fiereza de sus fotos y la radicalidad de su muerte, queda su obra. Como he dicho al principio, Mishima fue aspirante al Premio Nobel de Literatura con su narrativa de postguerra. En mi mesa de noche descansa "Confesiones de una máscara", escrita con veinticuatro años y de carácter autobiográfico. Narra la historia de un joven que descubre su homosexualidad al mismo tiempo que le comienzan a atraer ideas sobre la muerte, la sangre y el masoquismo. No veo el momento de leerla.