Páginas vistas en total

5 de septiembre de 2012

HEADHUNTERS

La película cuenta con los mismos productores de Millenium (‘Los hombres que no amaban a las mujeres’), y eso se palpa de lleno en cada escena; disfrutando de un thriller realista y cercano (lejos de las estrafalarias y multitudinarias persecuciones de Hollywood). La trama es buena, absorbente desde la primera escena (con voz en off donde el protagonista nos desvela que sólo mide 1,68 metros), aderezada con violentas y sangrientas escenas sumamente cuidadas en su crudeza y veracidad, así como esporádicos desnudos para todos los gustos. El director dirige con audacia para poder presenciar cómo el protagonista es experto en sus dos trabajos; el legal, fichar directivos de talento. Y también en su otro trabajo, robar cuadros y sustituirlos por copias. Todo va bien hasta que conoce a Clas, no sabiendo a quién ha intentado robar, nada menos que a un exmiliar experto en localizar personas. En cuanta a las interpretaciones, éstas son muy solventes, resaltando a su trío protagonista, con un Roger al que acabas cogiéndole cariño… Y asco en cierta escena que recuerda peligrosamente a ‘Slumdog millionaire’ (2008). La actriz que interpreta a su mujer lo hace bastante bien para ser su debut en una película, convenciendo en su papel de esposa desatendida. Y qué decir de Nikolaj, con esos gestos de seductor reconocidos en su papel como Jaime (aunque sin ser rubio esta vez), pero consiguiendo meterse plenamente en su papel de soldado retirado que no se cansará hasta cumplir su objetivo. En resumen, sin querer revelar datos relevantes de la trama, nos encontramos ante un excelente thriller de acción, repleto de intrigas, violencia, alguna que otra escena inolvidable, y con una dosis saludable de humor. Pero, sobretodo, consta de algo imprescindible en todo thriller y novela negra digna de ser apreciada: unos giros de la trama buenos y creíbles que conseguirán mantenerte alerta durante toda la cinta. Lo peor: El giro final está bastante cogido por los pelos (nunca mejor dicho), pero no arruina lo conseguido durante la película. Lo mejor: Su crudeza, suciedad y realismo; convirtiéndola en una cinta imprescindible del género. Si el libro en el que se basa es al menos tan bueno… Habrá que leerlo.