Páginas vistas en total

11 de diciembre de 2011

LA MUERTE DE BRUCE LEE

Este actor norteamericano, nació en San Francisco en 1940, y su carrera cinematográfica fue breve pero intensa, llegando a ser considerado el más grande artista marcial del mundo. Pero no es su obra y milagros lo que me ha motivado a malparir estos párrafos. Si hay algo más legendario que la vida de Bruce Lee -y de su vástago Brandon-, es sin duda su muerte. Muerte sobre la que han corrido los rumores más descabellados y conspiranoicos. Aunque la verdadera causa de la muerte de Lee es un hecho de sobra conocido, aún existe gente -como mis compañeros de trabajo, quienes a buen seguro me toman por un tipo loco y siniestro por conocer esta clase de cosas- que desconocen todos los hechos. Es por gente como ellos por los que he decidido hablar en esta mañana tan nubosa y aburrida acerca de la muerte de Bruce y Brandon.El 20 de Julio de 1973, la familia Lee: Linda, Brandon, y la pequeña Shannon, recibían una tremenda noticia: Bruce Lee había muerto. Desde ese mismo instante la maquinaria especulativa del populacho se puso en marcha -con los engranajes bien lubricados por el cotilleo diario- y comenzaron a surgir las primeras teorías al respecto:

  • Las Triadas habían envenenado a Bruce Lee.
  • Un grupo de maestros de kung-fu descontentos porque quisiera enseñar su arte a los diablos occidentales, había asesinado a Bruce Lee.
  • Un oponente derrotado había echado una maldición sobre la familia Lee (rumor que años más tarde cobraría fuerza).
  • Las hojas de marihuana que solía masticar acabaron por matar a Bruce Lee.
  • Bruce Lee no había muerto. Simplemente se fue a vivir a Venezuela, ejemplo que más tarde seguirían Elvis Presley y Jesús Gil.
La versión oficial cuenta que el día de su muerte, Lee acudió al apartamento de su amiga la también actriz Betty Ting Pei, con el propósito de discutir unos detalles sobre el rodaje de Juego con la Muerte (Game of Death. 1978). Si, yo también creo que acudió a tratar asuntos un tanto más carnales, pero como esto no es Telecinco no vamos a ahondar. El caso es que tras sentir una de sus frecuentes cefaleas, el artista marcial pidió a Betty un analgésico y se tumbó a descansar. Nunca volvió a levantarse.

ACERO PURO

Real Steel está llamada a ser la película de estas navidades, tiene a su favor los elementos necesarios para triunfar, una estrella como Hugh Jackman, con un personaje a su medida, los mejores F/X que el dinero de Zemeckis y Spielberg, productores de la cinta, pueden proporcionar y un tono heróico y familiar adecuado a tan entrañables momentos.

El director Shawn Levy - Noche en el museo - ha conseguido un producto más solvente de lo que cabía esperar, no es que su argumento sea genuino, bebe de fuentes muy directas, como el Rocky de Avildsen, pero si es cierto que justamente ha logrado ese punto emocional equilibrado que hace especialmente vibrante esos momentos en los que sus colosos de metal irrumpen en pantalla.

Un film interesante, emerge entre otras apuestas propias de estas fechas, casi todas faltas de interés, cierto que evidencia algunos altibajos, quizá por extender demasiado sus conflictos paterno filiales, algo menos de metraje le habría sentado bien sin duda, pese a todo, merece la pena y cumple de forma sobrada su objetivo como vehículo de entretenimiento.