Páginas vistas en total

25 de enero de 2012

PAN NEGRO

2010
En la edición de 2010 de los Goya se premió, sin duda alguna, a la mejor película entre las candidatas, que consiguió 9 de las 14 estatuillas a las que estaba nominada.

El film catalán nos presenta una historia ambientada en el horrible periodo que fue la posguerra española, donde los franquistas seguían persiguiendo, sin tregua alguna, a los republicanos, que se veían en una situación de asfixia política a la que era muy difícil sobrevivir de forma apacible. Una de las virtudes de la película es, precisamente, dejar relativamente de lado el contexto general y centrarse en un caso particular, lo que la dota de más dramatismo y crudeza, acentuando el acercamiento entre el espectador y los personajes . A través de un guión muy correcto y una fotografía colorista de muy bella factura, el director y guionista Villaronga logra crear una historia bien ensamblada y sin agujeros negros, que entretiene a la par que ilustra, mantiendo la tensión de principio a fin y mostrando detalles propios de la época. Todo ello reforzado con un poderoso comienzo y un final para la reflexión.

Mucho se podría hablar y comentar acerca del reparto, en general muy acertado, pero cabe destacar por encima de los demás a los jovencísimos protagonistas de 'Pa negre', Francesc Colomer y Marina Comas, que interpretan de forma excelente a Andreu y a su prima Núria, respectivamente. La inocencia que el joven actor logra transmitir himnotiza y deja boquiabierto, y la soltura y frescura de su preciosa compañera es realmente apabullante. Ambos demuestran tener una enorme expresividad y un talento fuera de lo habitual, lo que les valió el premio Goya a mejor actor y actriz revelación, con tan sólo catorce -Colomer- y quince años -Comas-, en la que fue su primera película. Cómo no, hay otras grandes actuaciones, como la que nos regala el experimentado intérprete Sergi López -'El laberinto del fauno (2006)'- interpretando al cruel alcalde del pueblo, o la del padre de Andreu, llevada a cabo por Roger Casamajor de forma excepcional

SUDOR FRIO

Sin dudas es digno de destacar el intento de hacer más cine de terror en Argentina, pero alabar “Sudor Frío” -como lo han echo algunas criticas en su país es una quimera.
Hay que decir, a su favor, que se anima a incluir en su ficción un tema tabú de nuestra sociedad aunque, la escasa verosimilitud de todo el film, hace que parezca un poco irrespetuoso. De todas maneras, es un punto a favor. También parece confrontar, de pasada (y sin mucha convicción), las redes sociales y pérdida del significado de amistad, el uso del movil y la pérdida del lenguaje, entre otros. También provoca connotaciones interesantes: personas muy mayores llenas de maldad y aún vigentes (como varios personajes nefastos de nuestra historia), una imagen -excelente- de un dinosaurio y otras perlitas más como para disfrutarlas (solamente esa capacidad directa de connotación).
Defrauda si lo miramos como un film de terror “formal”, entretiene -apenas- si lo clasificamos como terror-bizarro.
El punto menos a favor es, sin duda, que “Sudor Frío” lleva lo inverosímil a lo extremo, no sólo por su guión, sino que las interpretaciones y algunos personajes realmente provocan una mirada descreída de la trama, casi risueña. De terror, poco y nada con lo cual no podemos recomendar algo así.