Páginas vistas en total

6 de diciembre de 2011

PERROS DE PAJA:Después de fracasar con La balada de Cable Hogue y harto de los productores de Hollywood, Sam Peckinpah se marchó a Europa con Dustin Hoffman y Susan George para rodar una de sus películas más polémicas. Cuenta la historia de un profesor que con su mujer pasan las vacaciones en el pueblo de ella en el norte de Inglaterra. Hoffman interpreta a un tranquilo profesor que huye de líos y problemas y trata de ganarse la amistad de los lugareños del pueblo. Sin embargo, los que trabajan reparando el tejado de su casa son amigos de su atractiva mujer uno de los cuales fue antaño novio suyo. Un buen día deciden llevarse a Hoffman de caza mientras dos de ellos se turnan para violarla.

En España la censura eliminó la secuencia en la que Susan George se desnuda en el baño y se asoma a la ventana mostrando sus pechos a los obreros. Ella encarna a una chica joven y atractiva cuyo comportamiento liberal choca con la rudeza de unos hombres ignorantes y borrachos. La actitud apocada y tímida de Hoffman cambiará cuando el tonto del pueblo se refugie en su casa huyendo de los lugareños que pretenden lincharlo por su acoso a una joven. Hoffman pone en práctica la máxima de que el corazón de un hombre tranquilo es un tigre dormido y provisto de una escopeta tratará de defender su casa del asedio de los hombres que trabajaban para él.

Una vez más las mujeres en el cine de Peckinpah quedan a la altura del betún. Una de ellas, Susan, da a entender durante la violación que no le importa acostarse con su ex aunque éste la fuerce. Al mismo tiempo se pasea semidesnuda por la casa sin importarle si la ven o no. Mientras que Janice es la adolescente cachonda que zorretea con cualquiera especialmente con el tonto del pueblo el gigantón David Warner. Es su provocativa actitud la que desencadena la tragedia y el violento final en la casa de Hoffman.

Bueno y ahora nos queda ver el remake,para comparar si es bueno o no esta a la altura como tantos otros.
REMAKE DE ROBOCOP.
Dentro de la absurda moda reciente de recuperar viejas películas con la que, por un lado volver a obtener beneficios con historias ya caducas entre un público que no las vivió en su momento, y por otro, degradar productos anteriores si éstos eran buenos, o ahondar en la bazofia si eran malos, Metro Goldwyn Mayer nos pretende “obsequiar” con la recuperación de Robocop, ese engendro metálico cuya historia dirigió Paul Verhoeven en 1987 tras su llegada a América procedente de Holanda y que dio pie para unas cuantas secuelas inútiles y todo un despliegue de mercadotecnia lamentable.
En la línea de recuperar películas como El caso de Thomas Crown o La pantera rosa, que hemos padecido años atrás, los estudios del león pretenden seguir la senda de la recuperación del cine de acción y violencia gratuita, no sólo con el robot pistolero, sino también con la sangrienta saga de películas que Charles Bronson protagonizara en los 70-80, Yo soy la Justicia, en la que tiroteaba a diestro y siniestro a decenas y centenares de personas, en una visión alegórica violenta y ultraconservadora de la sociedad y para que otro caduco, Sylvester Stallone, se postula como protagonista.
Aunque todavía no está claro si el nuevo Robocop será un remake o una nueva versión del estilo que en los últimos tiempos ha recuperado a Rocky, Rambo o Indiana Jones para las pantallas, está claro que su nuevo desembarco será todo un acontecimiento publicitario que pretenda esconder con dinero y flashes lo que es otra caída de Hollywood en el fango más espeso.
Fuente:
Europapress